Cerrar Mapa

Pusieron en marcha una campaña contra la violencia obstétrica en la provincia de Buenos Aires

Es la que ejercen desde el equipo de Salud sobre las mujeres durante el embarazo, parto, puerperio o aborto. Capacitarán el personal y difundirán spot preventivos.

Poder elegir con quien estar durante el parto y la posición más cómoda para parir, ser bien tratada por el equipo de salud en el embarazo, parto, puerperio y en caso de aborto o post aborto, son algunas de las medidas que, desde hoy, se promocionarán en una Campaña contra la Violencia Obstétrica, puesta en marcha por el Consejo Provincial de las Mujeres y el ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires.

 

“Estas pautas buscan garantizar el derecho a la salud y rechazan la violencia obstétrica que es, también, violencia de género”, explicó hoy el ministro de Salud, Alejandro Collia, durante un acto que se llevó a cabo en el Salón Dorado de la Gobernación por el del Día Internacional de Eliminación de todas las formas de Violencia contra la Mujer, que contó con la presentación en vivo de la cantante Hilda Lizarazu.

 

En ese encuentro, que fue encabezado por la presidenta del Consejo de la Mujer y ministra de Gobierno de la Provincia, Cristina Alvarez Rodríguez, se presentó la reglamentación de la ley provincial 14.509, modificatoria de la ley de protección contra la violencia familiar 12.569 del año 2000. La nueva ley agiliza los pasos judiciales para generar una mayor y más rápida protección a las víctimas de violencia.

 

La campaña contra la violencia obstétrica involucra directamente al equipo de salud, que ya está siendo capacitado en el tema. Incluso, la nueva ley obliga, en el artículo 4 bis, a médicos, enfermeros y a toda persona que trabaje en establecimientos de salud a informar a las autoridades si en ocasión de sus tareas “toman conocimiento de un hecho de violencia contra las mujeres”. Además, el hospital deberá elaborar una estrategia de intervención para el problema y llevar a cabo el seguimiento del caso.

 

El ministro de Salud, Alejandro Collia, ya había firmado con la Presidenta del Consejo Provincial de las Mujeres, Cristina Alvarez Rodríguez,  un convenio para la protección y promoción de derechos destinado a las usuarias de los  servicios maternidad y obstetricia.

 

A raíz de ese acuerdo, el Área de Políticas de Género, la Dirección de Maternidad e Infancia y el Área de Comunicaciones del ministerio de Salud provincial elaboraron la iniciativa “Gestando el Cambio”, junto al Consejo Provincial de las Mujeres y algunas ONGs. Parte de esa iniciativa es la campaña que ahora se pone en marcha, para prevenir y denunciar casos de violencia obstétrica. Con una serie de spot radiales y capacitaciones, Salud busca ampliar la difusión de este fenómeno y prevenirlo en todos los hospitales provinciales.

 

De la presentación de hoy, participaron también el secretario de Derechos Humanos, Guido Carlotto; la Procuradora de la Suprema Corte, María del Carmen Falbo; el jefe de Gabinete de Salud, Pablo Garrido, la subsecretaria de Control Sanitario, Silvia Caballero y el subsecretario de Planificación, Alejandro Costa, entre otros funcionarios.

 

Cifras de hospitales

En relación a la violencia de género, el ministerio de Salud provincial implementa, desde hace dos años, un registro epidemiológico. Allí se observa que desde 2011 hasta hoy ingresaron 2.849 casos de personas violentadas, la mayoría mujeres, a hospitales provinciales.

 

Desde el Programa Provincial de Prevención y Atención de la Violencia  explicaron que los casos se registran, mayormente, en mujeres de entre 20 y 39 años. Las parejas no convivientes o algún miembro del grupo familiar son, en general, los agresores.

 

En cuanto al ingreso de las víctimas al sistema de salud, el 60 por ciento se presentan por el servicio de guardia. “Desde el sistema de Salud tenemos que prestar atención a la detección de estos casos, porque una situación de violencia que se perpetúa genera consecuencias cada vez más graves en la víctima que van desde el sentimiento de humillación, disminución de la autoestima, hasta lesiones físicas e, incluso, la muerte”, advirtió Lidia Tundidor, coordinadora del programa.