Cerrar Mapa

Alimentos para tener una buena digestión

Los hábitos alimentarios son fundamentales para regular los procesos digestivos y, con ello, impedir que muchos de los nutrientes de los alimentos se pierdan porque el organismo no los aprovecha bien si tiene dificultades para digerirlos. Para ello, proponemos una lista de los seis alimentos más indicados para mejorar la digestión.

Existen algunos alimentos que pueden ayudarte a aliviar diversas enfermedades gastrointestinales gracias a sus propiedades curativas.

 

A continuación te indicamos algunos:

Papaya

Esta exótica fruta es excelente para el tratamiento de las úlceras en el estómago, los dolores y ardores en el estómago causados por algunos alimentos que irritan las paredes del órgano. La papaya es, además, una de las frutas que nuestro organismo digiere fácilmente.

 

Avena

La avena, además de ser buena para tratamientos de belleza y dietas, es una de las mejores fuentes de fibra que podemos encontrar. La avena es un alimento muy completo que produce saciedad, mejora la digestión y reduce los niveles de colesterol.

 

Yogur

Es el mejor aliado del aparato digestivo porque protege contra la acidez natural del estómago y previene y controla infecciones, diarrea, estreñimiento y colitis. Las bacterias que contienen ayudan a reponer la flora intestinal, por lo que siempre se recomiendan después de someterse a un tratamiento con antibióticos. Para aprovechar al máximo sus propiedades hay que cerciorarse de que en la etiqueta ponga que las bacterias provienen de cultivos vivos y activos.

 

Coles

La fibra que contienen estos alimentos favorece enormemente la digestión. Otro de los factores por los que son beneficiosos es que combaten las bacterias dañinas del estómago al ser muy ricas en ácido láctico. Por otra parte, contrarrestan los desarreglos intestinales como el estreñimiento y la diarrea.

 

Manzana

La manzana es una fruta con altos niveles de fibra insoluble, rica en pectina y otro tipo de enzimas naturales que le ayudan a nuestro estómago a alejar las partículas de alimentos que puedan causarnos irritaciones y molestias diversas. A las personas con estómago sensible se les recomienda consumir manzanas horneadas, para mejorar la absorción de sus propiedades.

 

Canela

La canela es ideal para combatir la diarrea y también las irritaciones al estómago que se sienten en la mañana. Además, contribuye a expulsar el gas acumulado en nuestro estómago y en los intestintos, por lo que es también un excelente desinflamante del estómago. Puede consumirse en infusión o espolvoreada en alimentos dulces y salados.

 

Arroz

Es una buena fuente de fibra, por lo que ayuda enormemente a tener una buena digestión, sobre todo si es integral. Esta gran cantidad de fibra también ayuda a reducir el colesterol. Al igual que las pastas, al ser ricos en hidratos de carbono, su digestión ya comienza a realizarse en la boca debido a la presencia de una enzima, denominada ptialina, que queda momentáneamente detenida en el estómago, donde se digieren principalmente las proteínas.

 

Plátanos

Es una de las frutas más digeribles y que mejor combaten la acidez estomacal. Su blanda y suave textura, junto a su alto contenido en celulosa, mejoran la digestión. Además también contienen fibra, por lo que facilita el trabajo intestinal y alivia o previene el estreñimiento.

 

Hinojo

El hinojo posee múltiples propiedades, dentro de las que se destaca su poder para actuar como un antiflatulento natural. Basta con sólo media cucharada pequeña de semillas de hinojo para que puedas usarlo como remedio contra los gases.

 

Aguacate

El aguacate además de ser una fuente de potasio y fibra, es un alimento que le cae muy bien al estómago gracias a sus aceites naturales. Puede ser consumido a cualquier hora y acompañado de cualquier otro alimento, sobre todo si eres una persona con estómago sensible.

 

Jengibre

Esta especie tiene claros beneficios en el aparto digestivo porque estimula el páncreas, aumenta la producción de encimas que favorecen la digestión y evita la aparición de una serie de efectos secundarios relacionados con la mala absorción de los mismos. Por otra parte, su poder antibacteriano reduce los problemas estomacales producidos por las alteraciones de la flora intestinal.