Cerrar Mapa

Korenfeld: "La salud es un bien social y no de mercado"

La superintendenta de Servicios de Salud, Liliana Korenfeld, criticó hoy la posición de las empresas de medicina prepaga que calificaron como una "aberración científica" las leyes de salud sancionadas por el Congreso y puntualizó que para este Gobierno "la salud es un bien social, no un negocio".

"Las leyes que el Gobierno ha impulsado tienen como objetivo garantizar el acceso a un derecho humano inalienable como es el derecho a la salud. Siempre pensamos y gestionamos en términos de ampliar derechos y lo hacemos convencidos de la trascendencia que implica lo colectivo", señaló Korenfeld.

 

De esta manera, respondió a las declaraciones de los empresarios reunidos hace 15 días en San Carlos de Bariloche, donde hablaron de una "fiesta" de leyes "sin razón de ser" aprobadas "espasmódicamente" por el Parlamento.

 

"No legislamos o gobernamos para resguardar privilegios, por el contrario, trabajamos pensando en los derechos colectivos", destacó la superintendenta.

 

En ese sentido, afirmó que "el rol del Estado es muy importante, como promotor y presente, no como distraído y ausente de los reclamos populares", y remarcó que "su misión también es la de regulador de servicios"

 

"Desde la Superintendencia cumplimos con la regulación y el control de los actores del Sistema Nacional del Seguro de Salud, basado en los pilares de la solidaridad, la igualdad y la equidad", subrayó.

 

Durante la reunión de las prepagas en Bariloche, el director del Plan de Salud del Hospital Italiano de Buenos Aires, Marcelo Marchetti, habló de las "exageraciones de las regulaciones", y sostuvo que "el Programa Médico Obligatorio (PMO) en Argentina se parece a todo lo que aparezca y, ante la duda, los jueces dicen: "todo lo que hay´".

 

En la misma línea, Luis Fontana, gerente médico de Gestión de OSDE, dijo con tono irónico que "nadie se va a poner en contra de una ley que legisle la cobertura de una discapacidad, sobre el alcoholismo, los trastornos alimenticios".

 

Del mismo modo, Fontana satirizó que "ninguno podría argumentar seriamente en contra de lo que es la frutilla de la torta, que es la ley de fertilización asistida, la última invitada a la fiesta".

 

Por su parte, Korenfeld sostuvo que "decir que las leyes sancionadas en los últimos años para ampliar la cobertura médica son una aberración científica es desconocer a quienes han sido beneficiados por las mismas, como si no existieran".

 

"Para ellos la salud es un negocio y no un derecho humano al que todos deben tener acceso", afirmó la superintendenta, quien precisó que "para lograr la sanción de las leyes vinculadas con la salud se contó con la participación de ONGs, universidades y con los ciudadanos organizados en distintos colectivos relacionados con la patología u objeto mencionado en la ley".

 

La funcionaria estimó que las declaraciones de las prepagas "obedecen a creer que su rentabilidad puede mermar, decaer o verse afectada, cuando en realidad las leyes sancionadas de ninguna manera pueden comprometer económicamente a las empresas".

 

"Cuando se vive en democracia es importante entender que los intereses de sectores económico empresariales, legítimos por cierto, deben armonizarse con los intereses, también legítimos, del conjunto", remarcó.

 

Advirtió que "desconocer el derecho que le asiste a cada ser humano de contar con la cobertura de un servicio de salud en condiciones de equidad y transparencia, implica no entender o directamente no reconocer las reglas de la convivencia democrática".

 

"Insistimos, para nosotros la salud es un bien social y no un bien de mercado. No vamos a dejar librado al interés del mercado la salud de los argentinos", aseguró la funcionaria.