Cerrar Mapa
PH web ilustración

El paso del invierno por nuestra piel: efectos y formas de combatirlos

Durante el invierno, nuestra piel no es la misma ya que la disminución de la temperatura tiene un claro impacto. Repasamos las consecuencias del clima invernal, tales como la resequedad y el agrietamiento, así como las formas de combatirlos.
A lo largo de la época invernal, la piel se ve afectada y diversos signos como la resequedad, deshidratación, sensibilidad y el agrietamiento comienzan a aparecer en escena. Pero ¿a qué se deben estas consecuencias?

Las causas se encuentran vinculadas a las temperaturas extremas típicas de dicha estación, tanto del frío en sí, como del calor al que se somete la piel por el uso de calefactores o estufas. En este sentido, la Dra. Noelia Capellato (M.N 111.370), Médica de familia y Medica Dermatóloga, expone: “En condiciones de baja temperatura ambiental, el contacto de la piel con el frío genera que los vasos sanguíneos se contraigan para preservar al cuerpo de la pérdida de calor, y como consecuencia de esto, se reduce la secreción sebácea que aporta la humectación natural de la piel”.

En línea con esto, la barrera cutánea comienza a perder hidratación y lípidos: “La barrera cutánea es la parte más externa de nuestra piel, está cubierta por una capa hidrolipídica o manto ácido. Esta barrera cumple la función de protegernos contra las agresiones externas, como infecciones e irritaciones, es impermeable y mantiene constante la hidratación evitando la pérdida transepidérmica de agua. En el invierno, esta pérdida de agua por parte de la piel, suele aumentar y es por eso que se reseca más, haciéndola más sensible a los irritantes.” menciona la Dra. Apellato.

Existen áreas de la piel que, por sus características, suelen verse más afectadas, como las manos y los labios y el rostro. Sin el cuidado adecuado, estas zonas pueden volverse más secas, opacas, rugosas o con escamas blanquecinas que tienden a formar fisuras. Los síntomas que suelen acompañar a estas circunstancias son: tirantez, prurito y dolor. Ahora bien, ¿Cómo podemos evitar que esto ocurra?

Algunas recomendaciones para combatir los signos del invierno en cada área de la piel por parte de la Dra. Noelia Capellato son:

1. Rostro: es importante hacer una limpieza diaria con productos suaves según cada tipo de piel, hidratar con más frecuencia que en las épocas más calurosas, y recordar que siempre se debe utilizar un fotoprotector en la rutina de cuidado diario.

2. Manos: utilizar agua a temperatura templada, protegerlas del frío con guantes de abrigo y utilizar guantes impermeables para realizar las tareas domésticas. También, es recomendable aplicar luego de cada lavado, una crema que contenga activos que reparan y protegen la barrera cutánea. Cicaplast manos de La Roche-Posay, es una buena solución ya que cuenta con una fórmula con niacinamida y glicerina, adecuada para el cuidado habitual de las manos durante todo el año, y sobre todo en el invierno.

3. Labios: evitar lamerse la piel de los labios para humectarla, ya que la saliva es irritante y puede generar más resequedad e incluso lesiones inflamatorias en la piel perilabial. Humectar la piel de los labios y del borde con bálsamos para labios que contengan agentes reparadores y calmantes como Cicaplast labios de La Roche-Posay cuyos componentes principales son la manteca de karité y pantenol, fórmula ideal para la recuperación epidérmica. Además, utilizar maquillajes labiales adecuados con características humectantes e hipoalergénicas.

Por último, si el problema se torna recurrente y empeora en cualquier área de la piel, es necesario consultar con un dermatólogo para un correcto diagnóstico y tratamiento.

La misión de La Roche-Posay es mejorar la vida de las personas a través de la dermatología. Es por eso que desde la marca acompañan a los dermatólogos para impulsar la ciencia y desarrollar soluciones dermatológicas pensadas para problemas reales con el objetivo de que nadie deba sufrir o verse afectado a causa de su piel.