Cerrar Mapa
PH web ilustración

Actividad física en caso de lesión: ¿Aprobado o contraindicado?

Existen opiniones encontradas entre quienes están de acuerdo con la interrupción total de la actividad física en caso de una lesión leve, y aquellos que sostienen que la continuidad puede mejorar el cuadro mucho más rápido.
La Lic. Abigail Lara, Licenciada en Kinesiología y Fisiatría y Docente de la Universidad ISALUD, nos indica cuál es la mejor forma de proceder para no empeorar el caso y recuperarse de la mejor manera posible.

“Una lesión no debería impedir que se pueda realizar actividad física, siempre y cuando la misma sea dentro de parámetros que no empeoren la sintomatología del paciente y bajo la supervisión profesional correspondiente. Al respecto, hay que resaltar que, dependiendo de la complejidad de la lesión, siempre es conveniente buscar estrategias para continuar con la actividad, para no perder por completo el estado físico durante el periodo de recuperación, y por otro lado porque el movimiento siempre es la mejor opción en rehabilitación. Por ejemplo, en algunas rehabilitaciones de pacientes de LCA (ligamentos cruzados), se pueden realizar ejercicios isométricos o de movilidad, siempre que se permita, y con una adecuada progresión”, indicó.

Consultada acerca de los pasos a seguir para lograr una buena recuperación, la Licenciada expresó: “Los tratamientos respecto a las lesiones físicas musculares o articulares deben ser guiados por un profesional de la kinesiología. Es importante resaltar esto ya que actualmente hay mucha información o "tips" dando vueltas que podrían llegar a retrasar, empeorar la lesión o incluso arrastrar un error en el tiempo. Esta atención debe ser ejecutada de forma precoz, ni bien se genere la lesión, para poder optimizar la rehabilitación y acortar tiempos. Los pasos a seguir se planifican luego de una evaluación física, no hay un ABC en común para todas las lesiones, cada persona es distinta, los mecanismos de lesión no siempre son los mismos, al igual que los objetivos al final de la rehabilitación”.

Por otro lado, con respecto a los factores que predisponen a los individuos a lesionarse más fácilmente, la profesional explicó: “Existen factores de riesgo que se los define como ´cualquier característica que presente un individuo o a la que se exponga que aumente las probabilidades de sufrir una lesión´. Por ejemplo, un jugador de fútbol amateur puede tener factores de riesgo como ser antecedentes de lesiones, la edad, asimetría de fuerza en los miembros, disminución de rango de movimiento, entre otros, y también, dependiendo del contexto, la temperatura, o la superficie donde entrene, por ejemplo. Mientras más de estas características se presenten en una persona o su entorno, más aumentan las posibilidades”.

Ante la inquietud sobre la posibilidad de prevenir lesiones, más específicamente en aquellos que realizan deporte por su cuenta y ejecutan mal muchos movimientos en repetidas ocasiones, la docente explicó: “Las lesiones pueden prevenirse. En primer lugar, entrenando correctamente para las exigencias que demanda la práctica deportiva, tanto la técnica como el resto de las variables (fuerza, velocidad, etc.). De esta forma, el cuerpo estará mejor preparado y acondicionado para el momento de stress en el juego o la actividad. Por otro lado, la nutrición es importante, con lo cual es fundamental acompañar la práctica deportiva con el asesoramiento nutricional correspondiente, ya que ellos son los únicos habilitados y capacitados para asesorar al respecto. Las demandas de una actividad física de mediana, baja o alta intensidad deben estar acompañadas de una correcta alimentación e hidratación, ya que sin ellas no sería viable obtener suficiente energía para poder llevarla a cabo, no se podrían recuperar los músculos post actividad, ni sería posible mantenerse en equilibrio "hídrico" si no se repone agua o no se inicia la actividad bien hidratados, esto no sólo permitirá optimizar el ejercicio sino también prevenir lesiones y enfermedades”. 

Por último, consultada sobre la incorporación de implementos durante la práctica que no hayan sido indicados por un profesional, como vendas, muñequeras o fajas, la profesional indicó que es innecesario si no hay sintomatología o un antecedente de lesión que haga que el deportista se sienta más seguro teniéndolo durante su práctica: “Siempre la mejor opción, es el ejercicio y la preparación”, culminó.