Cerrar Mapa
PH web ilustración

Nutrición. Suplementos de “moda”: ¿cuáles si y cuales no?

El auge de la suplementación invade las pantallas de todos los individuos con variadas propuestas que van desde las famosas proteínas en polvo incluyendo vitaminas y minerales. 
Pero, ¿son necesarios en todos los casos?, ¿en qué cantidades?, ¿cómo saber cuáles sí y cuáles no? Todas estas inquietudes nos las responde la Lic. Paola Hernández, Licenciada en  Nutrición y Docente de la Universidad ISALUD.

“Los suplementos dietarios son productos que están destinados a suplementar e incorporar nutrientes en personas sanas sin condiciones patológicas pero que no cubren las necesidades básicas de nutrientes o que tienen necesidades mayores a la habituales. La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) lo considera un alimento, por ende no se necesita receta médica para comprarlo”, explica.

Con respecto al procedimiento utilizado por parte de los profesionales de la salud a la hora de recomendar o no su consumo, la docente indica: “En nutrición algunos profesionales utilizamos una herramienta que se llama Sistema de antecedentes gatillos, mediadores y síntomas (ATMS), para evaluar si las personas tienen algún síntoma que esté relacionado con la carencia de algún micronutriente. Lo ideal es que cualquier suplemento dietario siempre sea recomendado por algún especialista que conozca del tema y no ir a comprar sin conocimiento, siempre respetando y priorizando una alimentación equilibrada, ya que ningún suplemento va a suplir lo que te da la alimentación. Otra cuestión importante a tener en cuenta es que estos no demuestran efectividad, sino que tienen que demostrar seguridad, por eso siempre es importante que cuando lo consumimos sea controlado por un profesional capacitado que vea la evolución y haga un seguimiento del tratamiento”

Suplementos de “moda”
Consultada sobre el boom que se hace presente en las redes sociales de “influencers” que recomiendan la suplementación, la profesional resalta que si bien hay un auge en todo lo que respecta a la suplementación de vitaminas, minerales, ácidos grasos Omega 3, algunos principios activos de los alimentos como la curcumina, resveratrol, polifenoles, gingerol, probióticos, prebióticos y posbioticos, lo importante es saber que todo se tiene que dar teniendo en cuenta al paciente, ya que ningún principio activo o suplemento es para todos.

Con respecto al motivo por el cual se produjo un aumento en el consumo de suplementos, la docente expresó: “Una de las justificaciones por las cuales se piensa que en este momento hay una deficiencia de nutrientes, tiene que ver con desequilibrios que se producen en la microbiota intestinal o alguna hiperpermeabilidad intestinal. También, puede darse por el exceso de consumo de alimentos ultraprocesados que son muy bajos en nutrientes, la falta de rotación en los cultivos que genera que los alimentos tengan menor cantidad de nutrientes o el almacenamiento por tiempo prolongado que producen la perdida de vitaminas lábiles”.

En qué casos suplementar
La profesional, quien promueve la importancia de los hábitos saludables en su red social @paohernandez.nutricion, explica en qué casos es necesario aconsejar la suplementación, destacando la vitamina B12 en aquellos pacientes vegetarianos, veganos y flexitarianos, aquellos pacientes que consumen medicamentos de manera crónica para tratar enfermedades como diabetes o dislipemias  o cuando hay un consumo de anticonceptivos orales. Todo esto, siempre previo examen de laboratorio, para evaluar en qué dosis se debe suplementar. “Otro caso del que se está hablando mucho es la suplementación de vitamina D, y esto tiene que ver con el hecho de estar cada vez menos expuestos al sol y, como es una vitamina que se sintetiza con la exposición solar, se está viendo de manera más habitual una deficiente concentración de vitamina en sangre”, expresó.

Por último, en referencia a la importancia de la utilización de suplementos en dosis recomendadas, la licenciada manifestó: “Para vitaminas y minerales están las RDA que son las referencias dietéticas de la OMS que indican las cantidades diarias que necesitamos. Esta Organización, también regula el límite superior tolerable de cada vitamina, es decir, cual es la cantidad tolerable de ese suplemento sin que exista un riesgo para la salud. El inconveniente acá es que no todas lo tienen, por eso hay que tenerlo en cuenta más que nada en vitaminas liposolubles porque se acumulan en el organismo y pueden ser nocivas para la salud si no se administran de forma correcta”.