Cerrar Mapa
PH web ilustración

Sugerencias a la comunidad para el retorno a la actividad física post-Covid19

El confinamiento provocado por la pandemia nos ha obligado involuntariamente a la interrupción de entrenamientos y competencias para todos los deportistas, impidiendo las prácticas en espacios compartidos como clubes, gimnasios, canchas y espacios comunes para la recreación. 
Nuestro cuerpo también ha sufrido las consecuencias y se manifiesta en varios aspectos, disminuyendo su capacidad de adaptación, principalmente en el sistema cardio respiratorio y muscular, óseo y articular. Numerosos estudios indican que los procesos de mineralización ósea disminuyen significativamente en el lapso de una semana sin entrenamiento. Los tendones y los ligamentos también sufren las consecuencias debido a la falta de estímulo e inactividad. El rol crucial  estructural de estos tejidos ricos en colágeno dentro del sistema músculo esquelético (particularmente en la estabilización articular) el cual contribuye en gran medida al movimiento y generación de fuerza, y por lo tanto su desentrenamiento también contribuye a la disminución de la performance.

Es lógico que cada individuo desarrollará su particular readaptación en virtud de su experiencia personal, pero es fundamental que para volver a realizar actividad física como correr o realizar deportes que involucren desplazamientos hacerlo protegiendo nuestro cuerpo.

Por esta razón, creemos importante al momento de decidir sobre la vuelta a la actividad física se tengan en cuenta algunas consideraciones importantes. Desde la Asociación de kinesiólogos del deporte citamos algunos puntos clave que deben tenerse en cuenta:

La prescripción de ejercicio físico debería ser realizada por profesionales debidamente capacitados con conocimiento acreditado como pueden ser los profesores de educación física y agentes de salud.

La vuelta debe ser progresiva, de menor a mayor, tanto en intensidad como en cantidad, monitoreada y programada individualmente.

Aconsejamos que, si durante la cuarentena no ha realizado ningún tipo de actividad física de impacto (como correr en espacio reducido o saltar), no sería conveniente comenzar a correr sin transcurrir un período de adaptación.

La aparición de lesiones es algo que puede ocurrir. Sin embargo, debemos tener los recaudos correspondientes. Estamos en un momento en el que será mejor ser paciente con los progresos y disciplinado para atravesar esta transición.

No olvidar los aspectos técnicos, seguir las recomendaciones de seguridad y detener la actividad  en caso de no encontrarse bien.

Ser consciente del estado físico propio.

Estar en casa no es lo mismo para un corredor frecuente que quién sólo lo hace con un objetivo esporádico recreativo.

Atender si existen patologías previas o lesiones producidas antes o durante el confinamiento.

Por Lic. Gonzalo Pardo MN 11268 Kinesiólogo y Coordinador de la Licenciatura en Kinesiología y Fisiatría de la Universidad ISALUD