Cerrar Mapa

Córdoba: Maternidad: es ley la licencia de 180 días

La Legislatura de Córdoba aprobó ayer, por unanimidad, la ley que amplía a seis meses la licencia por maternidad de las empleadas de los tres poderes del Estado provincial, entre ellas las docentes de establecimientos públicos y privados con aporte estatal.

El beneficio entrará en vigencia mañana o el lunes próximo, cuando la ley se publique en el Boletín Oficial . A partir de entonces, las agentes públicas, las maestras y profesoras tendrán 180 días de licencia por maternidad o adopción.

En tanto, los agentes públicos varones (o aquellos integrantes de los matrimonios igualitarios que desempeñen función pública y que asuman la responsabilidad paternal en caso de nacimiento o adopción) tendrán ocho días de licencia.

Por una cláusula transitoria, aquellos agentes alcanzados por esta ley que estuvieren por estos días en uso de licencia por maternidad o por nacimiento de un hijo –según corresponda–, verán extendido el plazo de descanso pago hasta completar lo que les asegura la nueva normativa. Autoridades de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) se dijeron conformes con esta salvedad.

En el caso de los agentes públicos cuya relación laboral se rija por un estatuto especial, por un régimen específico o por convenios colectivos de trabajo más convenientes (que otorguen mayores plazos de licencia), se aplicará la “condición más beneficiosa” para el empleado.

Hasta ahora, la legislación establecía 120 días corridos para las agentes provinciales y 90 días para las docentes. Mientras que los varones contaban con sólo cinco días de licencia en caso de nacimiento de un hijo.

El artículo cuarto de la nueva ley (que tiene sólo cinco artículos) invita a los municipios y comunas de la provincia a adherir a las flamantes disposiciones. La iniciativa fue impulsada hace un mes por el gobernador Juan Schiaretti y fue compatibilizada con dos proyectos de ley presentados hace dos años por los parlamentarios Kasem Dandach (vecinalista aliado del oficialismo) y Raúl Albarracín (Propuesta Republicana).

El debate. El oficialismo, a través de los discursos de Daniel Passerini y de Enrique Sella, celebró la sanción como “una verdadera conquista de los trabajadores”, y dijo que era una forma de festejar el primer triunfo electoral de Juan Domingo Perón, en 1946, cuyo aniversario se conmemora hoy.

Pero la oposición, que aprobó la ley con el argumento de que era “un avance”, trató de deslucir la celebración oficialista con varios cuestionamientos. Radicales, juecistas, y representantes de uno de los bloques kirchneristas, y de las bancadas unipersonales del ARI, de la Unión Vecinal Federal y del Vecinalismo independiente, de Izquierda Socialista y del Frente Progresista, coincidieron en las críticas. Le apuntaron a la “falta de debate”, el “apuro” y la “improvisación”.

También al contenido de la norma, que calificaron de “discriminador, incompleto, parcial”, sobre todo porque no legisla sobre los derechos de los trabajadores privados. Además, porque deja “enormes zonas grises” –enfatizaron– en lo referido a empleados de organismos autárquicos y a los que integran los denominados “matrimonios igualitarios”.

"Tener ese tiempo para cuidarlo me da tranquilidad"
Candelaria Martínez es empleada del Poder Judicial de Córdoba y está embarazada de dos meses.

Tiene 30 años, está de diez semanas y es su primer embarazo. Confiesa que la extensión de la licencia por maternidad a seis meses es una de las mejores noticias que recibió. “Cuando me enteré, me pareció espectacular, porque voy a poder estar más tiempo con mi bebé”, relata. Candelaria también agrega que la angustiaba mucho pensar que iba a tener que dejar solo a su bebé a los tres meses para volver a trabajar. “Tener seis meses para amamantarlo y cuidarlo me da más tranquilidad. No tenía con quién dejarlo”, cuenta.

En 2011, María trabajará dos meses y una semana
Esta empleada pública de la Administración Central atravesará un un año con muchos acontecimientos.

Supongamos que tanto María, empleada pública de la Administración Central, como Ana, empleada en relación de dependencia, atravesaran un 2011 con muchos acontecimientos. Las dos se casarán, se quedarán embarazadas, rendirán tres exámenes en la universidad –con el último se recibirán–, el hijo de cada una estará 30 días en cama por una hepatitis y a las dos se les casará un hermano en Bell Ville.

Ana podrá tomarse tres meses por maternidad, dos semanas por vacaciones anuales, seis días corridos por examenes (dos por materia) y otros 10 días corridos por su casamiento.
En cambio, María se podrá tomar seis meses por maternidad –gracias a la ley que se aprobó ayer–, tres semanas por vacaciones, un mes y un día por las tres materias (7 días hábiles cada una), y como una de esas materias es la última de la carrera, podrá tomarse dos semanas más y tendrá tres semanas por su casamiento. Pero ahí no termina todo.

Además, podrá tomarse cuatro días hábiles por el casorio de su hermano (si el pariente vive a más de 200 kilómetros corresponde eso, sino, dos días) y un mes por el hijo enfermo. Como si esto fuera poco, además, podrá tomarse 10 días hábiles porque sí (“por razones particulares”, según el estatuto).

Así, aproximadamente, ante las mismas circunstancias, a Ana le corresponde no ir al trabajo durante cuatro meses y dos días en todo 2011. Mientras que María podrá faltar hasta nueve meses y tres semanas o, lo que es lo mismo, sólo trabajará dos meses y una semana.
Ni hablar de los días “extra” que gozará María sólo por ser empleada pública, como el jueves de Semana Santa y los dos asuetos antes de Navidad y Año Nuevo, entre otros.

Eso no es lo peor. Supongamos que a Juana, que trabaja como monotributista en un estudio de arquitectura, le pasara lo mismo que a María y Ana en 2011: ella no tendría ni un solo día de licencia pago (el empleador decidirá si quiere darle algún que otro día). Para colmo, muchas veces, el empleador de “las Juanas” es el mismo Estado provincial.

Las suplencias, más tentadoras
La extensión de la licencia por maternidad hará más tentadora la cobertura de estos cargos docentes.

En eso coincidieron tanto la Provincia como el gremio UEPC.“Mientras más acotado el tiempo, menos interés genera tomar la suplencia. Esta reforma, además de beneficiar a la docente embarazada, va a presentar una oferta más tentadora para los aspirantes”, indicó Daniel Salazar, secretario General de Educación Media de la UEPC.

En tanto, la secretaria de Educación de la Provincia, Delia Provinciali, indicó: “No traería problemas porque no es un porcentaje importante en la totalidad de inasistencias docentes, las cuales son muchas, pero por otras causas”. Se estima que, cada año, el tres por ciento del sector solicita licencias por maternidad.

Provinciali entiende que son licencias programadas, con lo cual no hay problemas de cobertura y coincidió con Salazar en que al ser por más tiempo, el interés va a ser mayor.
Además, a partir de este año regirá un nuevo sistema para cubrir suplencias, interinatos y cargos titulares, en el cual se anotaron 44 mil docentes.