Cerrar Mapa

Cobro de plus a afiliados de PAMI: operativos de AFIP en los consultorios de Paraná

Inspectores de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y del Programa de Asistencia Médico Integral (PAMI), pedirán a los pacientes que exhiban las facturas por los pagos que hayan efectuado. El sistema funcionará de manera sorpresiva.

Los inspectores se instalarán en la mayoría de los más de 80 consultorios de los médicos de cabecera que atienden en Paraná, y a la salida de cada paciente, le solicitarán las facturas. Respecto al tema, el titular de la obra social de los jubilados, Carlos Alonso, opinó que “es una canallada de parte del médico cobrarle al paciente la receta”. En tanto el Instituto de la Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (IOSPER), prepara un nuevo padrón de prestadores para intentar frenar el cobro de adicionales.
 
Con una práctica irregular muy extendida en la cápita Paraná -unos siete departamentos-, se atiende a unos 75 mil afiliados de PAMI. Los médicos de cabecera, cobran plus hasta para extender una receta.

Los operativos no se harán con todos los profesionales, aunque sí sobre la mayoría, sobre los que pesan creciente denuncias por cobro de plus: la orden de consulta, más una suma extra, usualmente igual al valor de la orden, 10 pesos. No sólo perciben de modo irregular ese adicional, sino que también han comenzado a tarifar la entrega de los recetarios para que puedan retirar en forma gratuita los medicamentos que el PAMI provee a través de diferentes planes. Ese trámite está tarifado hoy en cinco pesos, la mitad del valor de la consulta.

La apelación a la AFIP sobreviene luego de las estériles acciones de la obra social de los jubilados por erradicar el cobro de plus. El convenio prestacional prevé que ante la denuncia por escrito de parte de un afiliado, y luego de sustanciarse un trámite sumarísimo, corresponde la aplicación de sanciones económicas al profesional que cobra plus. El valor es diez veces el monto percibido de modo irregular (1.000 pesos, si cobró 10 pesos). Pero como no todos los pacientes denuncian, el profesional sancionado paga la multa, y sigue cobrando plus.

Canallada
“Es una canallada de parte del médico cobrarle al paciente la receta -dice sin ambages Alonso-. El médico de cabecera es el que más cobra plus; incluso, cobra hasta para hacer la receta. Un afiliado que viene a retirar medicamentos gratis, necesita la receta del médico. Y el médico le cobra cinco pesos para dársela. A eso, se suman los 10 pesos de plus que cobran por fuera de la orden médica para la consulta. También cobran plus los especialistas, como traumatólogos, urólogos o ginecólogos. En ese caso, hablan de honorarios, y son sumas mucho mayores”, sostuvo el titular de la obra social.

En los últimos meses, PAMI Escucha -el dispositivo de atención telefónica que tiene la obra social en el número gratuito 138-, ha visto recrudecer el número de denuncias por cobro de plus. “Hay denuncias que son anónimas, que no nos sirven, pero hay también muchas denuncias con nombre y apellido”, señaló Alonso. Pero ni las denuncias, ni las sanciones económicas han resultado suficientes para erradicar el cobro de plus entre los prestadores.

Fue en medio de esos esfuerzos estériles que se pensó en la AFIP. “Es que a pesar de todo, el cobro de plus no desapareció, sino que se incrementó”, indicó el titular de la obra social.

Pero ahora, el organismo recaudador nacional ya no va a perseguir el cumplimiento de convenios prestacionales bipartitos, sino que va a investigar la posible comisión de delito de evasión impositiva por la no entrega de facturas o recibos por los cobros hechos a los jubilados y pensionados. Y para eso, instalará inspectores en las puertas de los consultorios: se va a consultar a los pacientes y se les va a preguntar cuánto pagaron, y qué tipo de recibos les entregaron. Si no hay recibo, ingresarán y requerirán documentación, y ahí se abrirán actuaciones internas en la AFIP.

Sumas
Alonso insiste en que el plus no tiene razón de ser. El PAMI le paga al médico de cabecera 10,33 pesos por afiliado, atienda o no atienda, asevera el funcionario. “Es un convenio capitado. Está previsto que cada médico atienda un promedio de 500 afiliados, lo que le asegura un ingreso mensual de 5.165 pesos mensuales. Con ese ingreso fijo, el médico razona de modo perverso: de 500 afiliados, cuántos lo pueden llegar a denunciar. Sólo uno o dos. De cada mil pesos que cobra de plus, puede llegar a pagar 200 pesos de multa. Lo paga y sigue cobrando”, puntualiza.

Pero con la intervención de la AFIP, los “cobros en negro” podrían convertirse en un búmeran, y entonces a la sanción y, eventualmente, la expulsión del padrón, cabría sumarle una investigación por evasión impositiva al no extender factura. En Paraná, donde se concentra 26 mil de los 75 mil afiliados que se extienden a lo largo de la zona de influencia de la delegación local de PAMI -un total de siete departamentos-, es donde mayores problemas existen, y donde más fácil es resolver el reemplazo de profesionales, dice Alonso. “Nosotros podríamos arreglarnos en Paraná con 40 médicos de cabecera, pero hay 80, y no tenemos problemas como en el interior donde no hay muchos profesionales disponibles”.

Alonso consideró que es la primera delegación de PAMI que apelará a la AFIP. “Pero a esto llegamos después de agotar todas las instancias, y porque además, si seguimos con la medida de expulsar médicos, nos vamos a quedar sin prestadores. Hoy la mayor queja de nuestros afiliados es por el cobro de plus. Y esto se repite en todo el país, por eso el PAMI va a lanzar una campaña nacional, que incluirá la tarea de pegar afiches en todos los consultorios de los prestadores alertando al beneficiario de que no debe pagar plus. No hay excusa para que cobren plus, aunque lamentablemente los médicos son unos canallas y unos caraduras: ponen cualquier tipo de excusa al afiliado para cobrarle plus”, opinó.

El dato
La delegación local de PAMI posee 75 mil afiliados en los siete departamentos sobre los que tiene jurisdicción. Sólo en Paraná ciudad, hay 26 mil afiliados, y sumando los del departamento, alcanzan un número de 37 mil, consignó El Diario.

El nuevo padrón del IOSPER
El IOSPER, la mayor prestadora de salud en territorio provincial, con un padrón de beneficiarios de 270 mil personas, puso en marcha un nuevo mecanismo en procura de erradicar el cobro de plus, un sistema de financiamiento paralelo de la seguridad social.

La obra social provincial paga al mes unos 28 millones de pesos en prestaciones médicas, pero del bolsillo del afiliado sale una suma extra que nadie se atreve a calcular y que serviría para “equilibrar” supuestos desfases entre lo que pretende cobrar el médico o la clínica, y lo que efectivamente el IOSPER paga a sus prestadores. Ningún convenio ha sido suficientemente celoso en erradicar el cobro de plus. Y cuando lo fue, rara vez se cumplió.

Ahora, la obra social provincial puso en marcha un reempadronamiento de profesionales por fuera de las cámaras que los agrupan, aunque la decisión surgió de un acuerdo con la Federación Médica de Entre Ríos (Femer): así, se va a conformar un padrón de prestadores propio, al que los profesionales se sumarán de modo voluntario, según explicó el vicepresidente de la obra social, Ariel de la Rosa.

El reempadronamiento empezó el 1, y se extenderá hasta finales de febrero. Y se aguarda que a partir del 1 de marzo de 2011 pueda empezar a regir. “Vamos a conformar un padrón propio de prestadores. Esta es la medida que nosotros hemos tomado para controlar el cobro de plus. Va a ser una adhesión individual de cada médico de sumarse o no”, añadió.

De ese modo, las reglas serán más estrictas, y ante eventuales incumplimiento, a los médicos les cabría las sanciones de suspensión o expulsión del padrón de prestadores.

De la Rosa sostuvo que en Gualeguaychú, es escandaloso el cobro de plus a los afiliados del IOSPER. “En general, en toda la costa del Uruguay el problema es más grave que en la costa del Paraná. Y se da generalmente en la consulta ambulatoria. Aunque en Gualeguaychú, debo decir que se da en todos los niveles de atención. Las sanciones, lamentablemente, no rinden su fruto. Hemos sacado gente del padrón de prestadores, pero vemos mucho corporativismo entre los médicos”, explicó.