Cerrar Mapa
PH web ilustración

En la Semana Mundial de la Alergia llaman a concientizar sobre la conexión de esta enfermedad y el asma

La presencia de alergias en la vía aérea superior como también otro tipo de alergias, puede empeorar el asma si no se da un tratamiento adecuado.
La Semana Mundial de la Alergia se lleva a cabo hasta el próximo sábado 11 de junio y este año el lema de la campaña es "Respirar mejor. La conexión entre el Asma y la Alergia".

Esta iniciativa es apoyada por la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica mediante la difusión de información relevante a través de sus redes sociales, con el fin de aumentar la conciencia en pacientes y profesionales de la salud.

De acuerdo con los reportes, el 38% de las personas con rinitis alérgica presenta también asma, mientras que el 85% de las personas con asma presenta también síntomas nasales. Se observa entonces que el asma y las alergias de vías aéreas son coincidentes y simultáneas.

La reacción alérgica en las vías aéreas superiores se presenta como rinitis alérgica y rinosinusitis y la misma puede causar estornudos, goteo nasal, picazón nasal, obstrucción nasal y tos. En tanto, la de las vías aéreas inferiores se presenta como asma y puede ocasionar dificultad en la respiración, sibilancias, tos, flema y otros síntomas respiratorios.

La sibilancia ocurre cuando la vía aérea se reduce por la inflamación y la secreción mucosa, lo cual afecta el flujo de aire, mientras que, por otra parte, el reflejo de toser se sensibiliza por la inflamación alérgica. La presencia de alergias en la vía aérea superior como también otro tipo de alergias, puede empeorar el asma si no se da un tratamiento adecuado. El tratamiento de síntomas, tanto en vías aéreas superiores como inferiores, ayuda a controlar el asma y las alergias.

Algunos de los alergenos (sustancias que provocan alergia) comunes, y de otros disparadores de síntomas que están presentes en el ambiente son: Ácaros del polvo doméstico, Pólenes, Hongos, Caspa de animales, Humo de tabaco,Infecciones virales, Polución
ambiental, Aire frío y Estrés.

Tanto el asma como la rinitis alérgica afectan la calidad de vida en cuanto a: sueño saludable, capacidad de concentración, vida social, deportes y desempeño escolar o laboral.

En tanto, existen otras condiciones de salud en las que interviene el alergólogo, porque se confunden o superponen con el asma: tos crónica, bronquitis eosinofílica, micosis broncopulmonar alérgica, neumonitis por hipersensibilidad.