Cerrar Mapa
PH web ilustración

Coronavirus. Transitar el embarazo en la Pandemia

El embarazo y la llegada esperada de un nuevo integrante a la familia genera muchas expectativas, miedos, ansiedades y felicidad, no sólo en quien gesta y su pareja, sino también en su círculo de vínculos cercanos. 
A partir de la pandemia, la falta de contacto social cercano ha generado desafíos para muchas personas, pero especialmente para las mujeres embarazadas y puérperas. La forma de vivir el embarazo y el nacimiento se ha modificado significativamente y la imposibilidad de compartir, como se había imaginado, este momento vital, ha incrementado la sensación de soledad y aislamiento en las mujeres embarazadas. 

Las redes de sostén durante la pandemia se han abierto, y si bien lo virtual resulta en muchos aspectos efectivos, no alcanza a los beneficios del contacto cercano, del cuerpo a cuerpo, de la mirada que sostiene. No satisface la necesidad de la presencia cotidiana de los vínculos que dan identidad y continuidad, que unen a la mujer que fueron antes de ser madres, con quienes serán luego.

Si bien las consecuencias en la salud mental perinatal, de haber gestado y parido durante la pandemia no están del todo claras, muchas mujeres refieren una sensación de aislamiento, de invisibilización y soledad. Las normas sobre lo aconsejable y lo que no, se escriben y editan todos los días. Sin embargo, una constante aparece durante estos tiempos de incertidumbre: esto no es lo que esperaban que fuera el embarazo. Gestar y parir en tiempos de Covid19 parece traer aparejado, para muchas mujeres, la sensación de haber perdido la posibilidad de una experiencia que habían imaginado transitar acompañadas, de manera diferente.

A esta sensación de invisibilidad y soledad, se le suman miedos y ansiedades relacionadas con el virus y el contagio, con qué se podrá hacer y qué no al momento del parto, y la incertidumbre general sobre qué es lo que pasará mañana.

Las mujeres embarazadas atraviesan y son atravesadas por estas incógnitas que rodean a la gestación y al parto durante la pandemia de COVID-19.

Los amigos y la familia pueden acompañar y ayudar a las mujeres embarazadas mientras la pandemia continúa, validando y haciendo lugar para sus sentimientos y emociones. Sin minimizar lo que la mujer decide compartir sobre cómo se siente, sobre lo que la frustra o lo que la atemoriza. Preguntándole qué puede hacer para que se sienta más acompañada en este contexto; qué necesita, y cómo colaborar para hacerla sentir mejor. Hacer estas preguntas, es darle entidad a lo que le sucede, y puede reducir la sensación de soledad, ansiedad y aislamiento.

Es importante recordar que la pandemia no pone en suspenso ni limita los derechos de las mujeres en relación a su parto y a su salud sexual y reproductiva, y que siguen vigentes las leyes y recomendaciones sobre la importancia de estar acompañada por quien la mujer elija, a no ser separada de su bebe, si ambos gozan de salud, ni está justificada una cesárea por estar contagiada o por prevención. 

“Para criar hace falta una tribu”
Por Magdalena Arias Coordinadora de la Licenciatura en Psicología en la Universidad ISALUD en Tigre