Cerrar Mapa
PH web ilustración

Constipación: tabúes y la necesidad de información para mejorar nuestra salud intestinal

Nuestro intestino cumple una función clave en nuestro organismo y, si bien siempre ha sido un tema tabú del cual no se habla con frecuencia o a viva voz, es de vital importancia saber cómo cuidarlo para evitar males peores a futuro. 
La Licenciada Paola Hernández, docente de la Licenciatura en Nutrición en la Universidad ISALUD, nos explica cuales son las causas más frecuentes y cómo podemos revertir la constipación.

“La constipación es un síntoma intestinal que se va a caracterizar por una insatisfacción al evacuar asociada a la poca frecuencia de evacuación, a la dificultad del pasaje o a ambas cosas. Lo importante de destacar es que el estreñimiento es un síntoma y no una enfermedad en sí misma, que afecta más a niños, a mujeres en edad reproductiva (por los cambios hormonales que se dan durante los ciclos menstruales y también durante el embarazo) y a ancianos. Tiene un origen multifactorial. Puede ser secundario a otras enfermedades como el hipotiroidismo, la enfermedad de parkinson o la diabetes por ejemplo, y también puede darse debido a una dieta pobre en fibras y rica en ultraprocesados y harinas refinadas. Por eso es necesario tratarla incorporando frutas y verduras, legumbres, cereales integrales, probióticos, agua y suficiente cantidad de grasas ya que estas actúan como lubricante a nivel intestinal”, advierte.
Con respecto a la relación del estreñimiento con la microbiota intestinal, la cual empezó a investigarse con mayor énfasis durante los últimos años, la profesional explicó: “Muchos estudios dieron como resultado que aquellos pacientes con constipación, tienen a su vez alteraciones en la microbiota intestinal, es decir que esta situación puede contribuir al estreñimiento y a los síntomas relacionados a él”. 

¿QUÉ ES LA MICROBIOTA?
“Es una colección de microorganismos que viven en el tracto gastrointestinal. Muchas funciones que cumplen promueven la salud, porque se encargan de descomponer los alimentos para que haya nutrientes absorbibles, estimulan el sistema inmunológico, previenen el crecimiento de bacterias patógenas y producen muchos compuestos biológicos importantes que ayudan a que el intestino pueda estar sano. También regulan el ambiente intestinal por lo cual, en este momento se piensa que si nosotros logramos modularla podría ser una estrategia para mejorar el estreñimiento”, relata. En relación a su experiencia en consultorio, la profesional describe que generalmente aquellos pacientes que presentan extreñimiento tienen una disbiosis intestinal, que requiere trabajar sobre esa microbiota y modularla para mejorar los síntomas. Esto a través de la reducción del consumo de productos ultraprocesados, de azúcares y harinas refinadas, dándole prioridad al consumo de fibras que vengan de frutas y verduras y de cereales integrales, junto con el aporte de ácidos grasos esenciales, magnesio y glutamina entre otros nutrientes.

¿CÓMO MEJORARLA?
-Evitando el uso de edulcorantes.
-Consumiendo prebióticos (ajo, cebolla, repollo, puerro, champiñones).
-Agregando tubérculos como fuente de hidratos de carbono a la dieta.
-Usando condimentos naturales (orégano, romero, pimienta negra, albahaca, cúrcuma, jengibre).
-Evitando el consumo de ultraprocesados.
-Consumiendo fuentes de polifenoles como el cacao, jugo de uva, té verde, semillas de lino.
-Consumiendo suficiente cantidad de agua.

En relación a la fibra, que suele nombrarse como estrategia a la hora de mejorar el estreñimiento, la profesional explica cómo funciona en nuestro organismo y cómo podemos incorporarla de manera eficaz: “La fibra actúa como prebiótico dentro del intestino, estimulando el crecimiento o actividad de las bacterias del colon. Esto ayuda a mejorar esa salud colónica mejorando a su vez el estreñimiento. Hay que tener en cuenta que esta por sí misma no sirve, porque por ejemplo si consumimos mucha fibra pero no tenemos un adecuado consumo de agua, esta no produce la acción que buscamos, que es generar mayor volumen en el colon para que sea más fácil la defecación. Lo que hará, por el contrario, es absorber más agua, producir mayor estreñimiento y arrastrar algunos micronutrientes, por eso siempre su consumo tiene que ser equilibrado”, culmina.