Cerrar Mapa
PH web ilustración

Tatuajes, una cuestión de estética y salud

Dra. Patricia Della Giovanna
Hacerse un tatuaje no es una decisión que debamos tomar a la ligera, ya que siempre existe el riesgo real de sufrir una infección en la piel, una reacción alérgica y, si no existen las medidas higiénicas adecuadas, incluso podríamos contagiarnos ciertas enfermedades. Información siempre es prevención. 
Existen diferentes tipos de tatuajes…traumáticos, cosméticos, decorativos y médicos. Lo primordial es conocer sus características particulares antes de tomar decisiones que afectarán nuestro órgano más grande, LA PIEL.

LOS TRAUMATICOS, en los que un determinado material impacta en las dermis de forma involuntaria, como ocurre en las abrasiones de la piel por accidente de moto o bicicleta, accidentes con pólvora, polvo de carbón en mineros, etc.

LOS COSMETICOS, se emplean como maquillaje permanente de cejas, labios, areola - pezón. 

LOS DECORATIVOS, que son los más conocidos y pueden ser realizados en forma amateur o profesional, existen los permanentes o transitorios (henna). 

LOS MEDICOS, que se realizan al aplicar cloruro férrico, (hemostático) o los producidos en odontología (amalgamas).

Debemos saber que cuando una persona decide hacerse un tatuajes pueden existir complicaciones de diferentes tipos, según si son permanente o transitorio. Dentro de los permanentes podemos reconocer enfermedades infecciosas e inflamatorias.

Las enfermedades infecciosas se deben en general a la técnica y las condiciones higiénicas en las que se realizan los mismos o deficiencias en sus cuidados posteriores. En ciertas ocasiones se deben a la contaminación de los pigmentos utilizados, y muchas veces son causas de aparición de múltiples casos en forma simultánea en la comunidad (en particular por microbacterias). 

Pueden existir infecciones locales con gérmenes comunes, y a su vez  infecciones bacterianas sistémicas debido a tatuajes. En pacientes con cardiopatías congénitas hay mayor susceptibilidad de padecer endocarditis y se desaconsejará la realización de tatuajes o previo a realizarlos consultar con un cardiólogo. 

Si bien en un inicio el riesgo de contraer infecciones virales como hepatitis B y C, VIH, se consideraba alto, desde el punto de vista epidemiológico, en la actualidad no tiene relevancia significativa. Debemos recordar que no está́ permitido donar sangre hasta 6-12 meses después de realizarse un tatuaje. 

Dentro de las reacciones inflamatorias, las mismas pueden aparecer de forma inmediata en la zona del tatuaje, debido a las múltiples punturas realizadas para introducir el pigmento, y se considera una reacción de adaptación. Esta suele desaparecer en 1 ó 3 semanas, con tratamiento adecuado.

Un hecho que se suele observar en ciertos casos son las reacciones granulomatosas  desencadenada por la presencia del pigmento en la dermis se han asociado al uso de cromo, cobalto y manganeso. Puede ocurrir, sobre todo, alrededor de la tinta que se deposita en la dermis tras un tatuaje. Son más frecuentes con los tatuajes que contiene color rojo. Se observan como lesiones sobre elevadas, rojizas.

Para cada complicación existe un tratamiento específico, y en caso de querer remover el tatuaje por diferentes motivos, existen láseres específicos, con los cuales se logra un excelente resultado cosmético.

Por  Dra. Patricia Della Giovanna @dg_dermoestetica