Cerrar Mapa

Salud crea la primera Unidad de Pronta Atención en Lomas de Zamora

Como en Brasil, abrirá todos los días las 24 horas. Se ubica en este distrito y dará respuesta a las emergencias y consultas de mediana y baja complejidad. Se basa en un modelo brasileño de rápida construcción. Las obras terminarán en diciembre. Emplazada en la zona del Cuartel Noveno que bordea la Cuenca Matanza-Riachuelo y atenderá consultas espontáneas.

LOMAS DE ZAMORA.- El ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Alejandro Collia, recorrió esta mañana en Lomas de Zamora las obras de la primera Unidad de Pronta Atención (UPA) del país, un centro de salud de mediana complejidad que atenderá las 24 horas todos los días del año, basado en un modelo brasileño de rápida construcción para la atención de pacientes en zonas con alta densidad poblacional.

Emplazada en la zona del Cuartel Noveno que bordea la Cuenca Matanza-Riachuelo, la Unidad de Pronta Atención atenderá consultas espontáneas (sin pedir turno previo) y emergencias de mediana y baja complejidad, lo que permitirá dar respuesta de rápida resolución, a partir del mes que viene, a una población cercana a los 300.000 habitantes.

“En la UPA trabajarán unas 200 personas entre médicos, enfermeros, técnicos y administrativos que darán respuesta a las consultas en clínica médica, pediatría y emergencias”, explicó Collia.

El ministro agregó que, además, contará con un laboratorio para análisis clínicos, una sala de rayos y una guardia para internaciones breves con equipamiento de terapia intensiva, todo esto estará disponible las 24 horas los 365 días del año. Collia estimó que en la UPA “se dará respuesta a unas 400 consultas diarias”.

Por otra parte, contará con dos ambulancias para traslado en caso de que concurra un paciente que requiera una operación de urgencia o atención de alta complejidad. Y también trabajará en prevención y promoción de salud: por caso, realizará controles de embarazo y de odontología.

La idea surgió del propio gobernador Daniel Scioli, quien a mediados de este año visitó estos centros sanitarios en Río de Janeiro, y recibió el asesoramiento del gobernador de ese Estado, Sergio Cabral, y de su equipo técnico con vistas a trasladar esa experiencia a la Provincia de Buenos Aires.

“La red de salud pública de la Provincia asiste 49 millones de consultas anuales. Con la puesta en marcha de estas unidades, que se sumarán a la labor de los Centros de Atención Primaria municipales, buscamos descomprimir la demanda hospitalaria y que al hospital sólo lleguen los pacientes que requieran mayor complejidad”, comentó Collia.

No obstante, la UPA trabajará de manera integrada con los otros niveles de atención: con los CAPS y con los hospitales Alende (municipal) y Ganduldo (provincial), ambos ubicados en Lomas de Zamora.

Rápida construcción
A dos meses de su inicio, la primera UPA de Argentina (1.600 m2) ya tiene el 40 por ciento de obra terminada, y la inauguración está prevista para diciembre de este año. El secreto de la rapidez con la que avanza radica en que, al igual que las 22 UPAs que funcionan en las zonas de favelas de Río de Janeiro, este centro sanitario, de 1.200 metros cuadrados, se construye con módulos metálicos de cerramientos de chapa y otros materiales industrializados de rápido armado.

Los módulos se montan sobre un multilaminado terciado con recubrimiento de piso vinílico de alta resistencia. Los arquitectos que trabajan en la construcción explicaron que la estructura se encuentra elevada unos 60 centímetros y, por debajo, pasan las cañerías de agua, cloacas y desagües.

Con la misma lógica, por sobre el cielorraso va una cubierta metálica elevada también unos 60 centímetros. Debajo de esa cubierta se ubican las cañerías eléctricas, el aire acondicionado y gases medicinales.

Desde hace tres años se construyeron, en Río de Janeiro, 22 Unidades de Pronto Atendimiento (UPA 24), que constituyen centros de atención abiertos las 24 horas todos los días para la asistencia de casos de baja y mediana complejidad.

En esos centros ya se atendieron 3 millones de personas y el 90 por ciento de los casos pudo resolverse en esas unidades, sin necesidad de trasladar al paciente a un hospital de mayor complejidad.