Cerrar Mapa

Salud bonaerense pide a padres que controlen la vacunación de sus hijos en la primera infancia

El ministerio de Salud de la Provincia pidió a los padres de chicos de 6 años que controlen las libretas sanitarias con su pediatra o en un vacunatorio para corroborar que sus hijos tengan aplicadas todas las dosis y refuerzos de las vacunas contempladas en el Calendario obligatorio y gratuito, que en los últimos nueve años sumó una decena de nuevas inmunizaciones.

Las autoridades sanitarias remarcaron que en la Provincia se acaba de incorporar la vacuna contra la varicela y señalaron que “las vacunas previstas hasta los 6 años son la mejor herramienta para prevenir 15 enfermedades que pueden ser muy severas y, algunas de ellas, hasta mortales en la infancia”.
 
“Los papás tienen que saber que son necesarias todas las dosis y refuerzos que figuran en el Calendario Nacional de Vacunación para que desarrollen la inmunidad que les permite prevenir enfermedades graves como meningitis, neumonía, tétanos, tos convulsa y las hepatitis A y B”, ejemplificó el ministro de Salud provincial, Alejandro Collia.
 
En ese sentido, agregó que en los casi 2 mil vacunatorios públicos de la provincia de Buenos Aires hay disponibilidad de vacunas. Y explicó que, por disposición del gobierno nacional, se reemplazó la cuádruple por la quíntuple.
 
“La quíntuple protege contra las mismas enfermedades que la cuádruple: difteria, tos convulsa, tétanos y haemophilus influenzae tipo B; pero además suma inmunidad contra la hepatitis B”, explicó Luis Crovetto, director provincial de Atención Primaria.
 
Las vacunas
Desde que nace hasta que empieza la primaria cada chico debería ir a vacunarse por lo menos siete veces, en las que se les deben efectuar 20 aplicaciones entre dosis y refuerzos de vacunas.
 
Las primeras inmunizaciones se aplican en el recién nacido e incluyen la primera dosis de la vacuna contra la hepatitis B y la única dosis de BCG, que previene la tuberculosis.
 
A los dos meses de vida, en tanto, es necesario vacunar a los bebés con la primera dosis de Sabín contra la poliomielitis, a la que se le suma la cuádruple y la antineumocócica conjugada que protege contra una bacteria, el neumococo, que puede acarrear meningitis, neumonía y otitis. También hay que aplicar la segunda dosis de la vacuna contra la hepatitis B.
 
“Este año, por única vez, también se están aplicando dos dosis de vacuna antineumocócica a los chicos de entre 2 y 3 años, lo que les ofrece una protección muy importante contra varias infecciones”, dijo Crovetto.
 
A los cuatro meses habrá que aplicarles las segundas dosis de Sabín y Quíntuple y antineumocócica conjugada. Mientras que a los seis meses corresponde darles las terceras dosis de Sabín y Quíntuple y la antigripal.
 
Al año de vida es clave llevarlos al vacunatorio para aplicarles la tercera dosis de antineumocócica conjugada, la Triple Viral (contra el sarampión, la rubéola y la parotiditis), la vacuna contra la hepatitis A y, desde el mes pasado, se sumó la inmunización contra la varicela para los chicos que viven en la provincia de Buenos Aires.
 
A los 18 meses hay que aplicarles el refuerzo de la Sabín y la cuádruple. Finalmente, cuando los chicos ingresan a la primaria a los 6 años deben vacunarse con la Triple Bacteriana (protege contra difteria, tétanos y tos convulsa), más la Triple Viral (sarampión, rubéola y parotiditis) y el segundo refuerzo de la Sabín, para protegerlos de la poliomielitis.