Cerrar Mapa

América Latina intentará romper récord Guiness en el Día Mundial del Lavado de Manos

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) espera que escolares y adultos de Latinoamérica se unan hoy a la iniciativa de romper el récord Guiness en la tercera celebración del Día Mundial del Lavado de Manos.

La OPS informó ayer en un comunicado que estudiantes, profesores, padres y otros grupos de apoyo en todo el mundo se lavarán las manos, de forma masiva, a las 16.00 GMT, pero se espera que en Latinoamérica se establezca un nuevo récord de "la mayor cantidad de personas lavándose las manos en múltiples localidades".

El objetivo es batir el récord que estableció en 2009 Bangladesh, donde 52.970 personas se lavaron las manos de manera simultánea durante la segunda celebración del Día Mundial del Lavado de Manos.

La OPS prevé que más de 200 millones de niños y adultos de mas 80 países de todo el mundo participen este año.

En América Latina y el Caribe, países como Ecuador, México, Paraguay y Uruguay están promoviendo esta iniciativa a nivel nacional.

Además, se espera que las escuelas de los países de la región participen y documenten sus eventos para contribuir a establecer un nuevo récord mundial.

El Día Mundial del Lavado de Manos lo promueven la OPS, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y otros socios.

El objetivo es mejorar el nivel de información sobre una de las intervenciones más efectivas y baratas disponibles en salud pública, especialmente para la prevención de diarreas e infecciones agudas de las vías respiratorias altas, que se cobran cada año la vida de más de 3,5 millones de niños menores de 5 años en todo el mundo.

Las investigaciones muestran que el lavado de manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos -especialmente después de ir al baño y antes de tocar alimentos- puede reducir las enfermedades diarreicas en más de un 40 por ciento, explicó la OPS.

Desafortunadamente, este comportamiento es poco común y resulta difícil de promover, lamentó la organización.

El Día Mundial del Lavado de manos fue establecido para transformar la idea abstracta del lavado de manos en una conducta automática.