Cerrar Mapa

Siete de cada diez muertes en el 2030 serán por males crónicos

Actualmente existen en los países pobres o de nivel medio muchas posibilidades de intervención eficaces en relación con el costo, además de nuevas tecnologías, pero la debilidad de sus sistemas de salud imposibilitan a veces enfrentarse al reto creciente de estos males, entre las que se cuentan los problemas cardiacos, el cáncer, la diabetes y la enfermedad pulmonar obstructiva (causada por el tabaquismo).
 

Alrededor de 23 millones de defunciones debidas a enfermedades crónicas (un 60 por ciento de las muertes anuales por ese tipo de enfermedades en todo el mundo) se concentran en 23 de estos países. Y seis de cada diez de esas muertes son de personas de 70 años o menos.
 
Los elevados índices de consumo de cigarrillo en los varones de esos países (que incluyen a Rusia, con un 65 por ciento y China, con un 57 por ciento) revelan la falta de control existente, indica uno de los trabajos que forman parte de la serie sobre enfermedades crónicas y desarrollo de esa revista médica británica.
 
Entre las medidas propuestas, además de proteger a los fumadores pasivos del peligro del cigarrillo y prohibir tanto la publicidad de ese producto como el patrocinio por las tabacaleras de eventos deportivos o de otro tipo, está el incremento de los impuestos.
 
Pero el único país que ha aumentado hasta al menos un 75 por ciento el precio al por menor del tabaco es Polonia, mientras que Irán ha adoptado casi todas las medidas mencionadas, antes salvo esa última.
 
El sobrepeso y la obesidad constituyen también graves problemas, con Argentina a la cabeza con un 74 por ciento de los hombres afectados y Egipto con un 74 por ciento de las mujeres.
 
Los autores predicen que en 14 de esos países los índices de enfermedades infecciosas se reducirán en un 2 por ciento anual en los próximos 40 años, mientras que los casos de cáncer crecerán en un 1,1 por ciento y las enfermedades vasculares en un 0,7 por ciento al año.
 
Otro trabajo de la serie de The Lancet examina las estrategias frente a los factores de riesgo de la obesidad en seis países emergentes (Brasil, México, China, la India, Rusia, Suráfrica) y uno desarrollado, el Reino Unido, como comparación.
 
En todos ellos, incluido este último, la obesidad y las enfermedades crónicas con ella relacionadas constituyen un grave problema: siete de cada diez adultos mexicanos son obesos o sufren exceso de peso mientras que China tiene, con 92 millones de casos, los mismos índices de diabetes que Estados Unidos.
 
Los casos de obesidad se han triplicado entre los varones brasileños y doblado entre las mujeres de ese país.
 
El Reino Unido es, mientras tanto. el país europeo con mayor número de gordos, y los índices de obesidad van a aumentar en Gran Bretaña en otro 10 por ciento en los diez próximos años.
 
Según los autores de este trabajo, una estrategia de intervenciones múltiples sería mucho más eficaz que otra de intervenciones a escala individual y resultaría además más barata.
 
La estrategia propuesta incluiría campañas de promoción de la salud en los medios de comunicación, impuestos y subsidios destinados a incentivar el consumo de alimentos más saludables, la regulación de la publicidad de los alimentos destinada a los menores y un sistema de etiquetado obligatorio que indicara el contenido graso, en azúcar o sal de cada producto.
 
Un paquete preventivo contra las dietas malsanas, la inactividad física y el abuso del alcohol y el tabaco, además del tratamiento de la hipertensión y el colesterol, costaría, según calculan los expertos, entre 1,5 dólares al año por persona en la India y 4,5 dólares en México.
 
En un comentario que acompaña la serie de trabajos, las federaciones que representan las cuatro enfermedades crónicas más importantes (el cáncer, las cardiovasculares, las respiratorias crónicas y la diabetes) advierten de que si gobiernos y agencias no gubernamentales hacen caso omiso de esa amenaza, nos encontraremos de pronto con que "las personas sanas serán minoría, los niños malsanos morirán antes que sus padres y los sistemas de salud no podrán dar abasto".