Cerrar Mapa

Salud destacó la designación del Premio Nobel de Medicina al uso terapéutico de células madre

El Ministerio de Salud resaltó el aporte de los investigadores premiados, quienes descubrieron que las células madre pueden ser reprogramadas, ya que crea nuevas oportunidades para el desarrollo de métodos de diagnóstico y terapéuticos.

La cartera que preside Juan Manzur indicó que el aporte de los científicos John Gurdon y Shinya Yamanaka –que recibieron el premio Nobel de Medicina 2012 por descubrir que las células madre pueden ser reprogramadas– “representa un avance en la posibilidad de tratar enfermedades crónicas incurables, congénitas o adquiridas, a través de la medicina regenerativa”, y  subrayó que “en Argentina hay mucha experiencia en investigación básica con este tipo de células, y esto sin dudas representará un importante impulso para esos desarrollos”.

 

El subsecretario de Relaciones Sanitarias e Investigación, Jaime Lazovski, valoró el descubrimiento de los científicos británico y japonés, al sostener que “hasta ahora había expectativas de que las células madre se transformarían en células diferenciadas, pero no se había descubierto la clave para inducir esa diferenciación y lograr que esas células se transformen en funcionales adultas, tales como las neuronales y pancreáticas, lo cual es un avance muy importante”.

 

“La posibilidad de que células que han perdido alguna de sus funciones sean reemplazadas por nuevas células de la propia persona, en el caso de enfermedades como el Alzheimer, el Parkinson o la diabetes, es muy importante en la medida en que las enfermedades degenerativas crónicas son las más prevalentes en la población actual”, señaló Lazovski, quien se mostró esperanzado en el impacto que este hallazgo podría tener en el futuro.

 

El funcionario remarcó, no obstante, que “en ningún país se ha aprobado esta práctica, con lo que aún no estamos hablando de un tratamiento disponible. Tanto en Estados Unidos como en Europa estas prácticas se encuentran en su fase experimental”.

 

En ese sentido, puntualizó que en Argentina, “en lo que hace a la investigación sobre el uso terapéutico de estas células, el año pasado fueron aprobados tres ensayos clínicos para evaluar terapias en pacientes afectados por ataques cerebro vasculares; lesiones en el cartílago de la rodilla y para personas que sufrieron quemaduras severas”.

 

Sobre los estudios en desarrollo, Lazovski explicó que “se trata de investigaciones que tienen por objetivo probar la seguridad y eficacia de las células madre autólogas –es decir del propio paciente– para reparar las neuronas cerebrales dañadas por un accidente cerebrovascular isquémico”.

 

Con respecto a los otros dos estudios, el funcionario precisó que “uno de ellos está destinado a probar la seguridad y eficacia de células madre donadas para la reparación de los tejidos en las quemaduras graves y con mal pronóstico, y el otro a demostrar la eficacia de las células para la reparación del cartílago de la rodilla”.

 

La cartera sanitaria recordó el pronunciamiento que hiciera frente a “la promoción de tratamientos con células madre no autorizados” en marzo de 2011. En esa oportunidad, el Comité de Ética de Investigación (CEI) del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) manifestó que cualquier uso de células madre “debe considerarse una práctica experimental, y en tal sentido debe ser precedido de una autorización expresa de la autoridad competente”.

 

Asimismo remarcó que “la utilización de células para uso terapéutico sin la debida autorización es una práctica ilegal que puede afectar tanto la seguridad, salud y vida de los pacientes en particular, como a la salud pública en general”.