Cerrar Mapa

Evaluar los antecedentes genéticos cardíacos de familiares previene la muerte súbita

El estudio genético de las cardiopatías familiares es fundamental para evitar episodios de muerte súbita y mejorar la calidad de vida de las personas que son más propensas a sufrir del corazón, señalaron fuentes médicas.

 

Las cardiopatías familiares son enfermedades de causa genética, que afectan al músculo cardíaco y suelen tener una presentación clínica muy variada con una evolución difícil de predecir.

Por eso, el Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA)presentó un informe médico en el que hizo hincapié en la necesidad de que los cardiólogos evalúen los antecedentes familiares, para detectar posibles patologías que pueden causar muerte súbita.

Esas enfermedades son miocardiopatías que afectan al miocardio o músculo del corazón, las canalopatías que son trastornos de los canales del corazón y los síndromes que afectan las válvulas cardíacas que tienen una base genética.

Gustavo Avegliano, médico cardiólogo del ICBA, sostuvo que "es fundamental hacer un diagnóstico precoz de las enfermedades cardíacas" e insistió en que "para eso, las revisiones familiares tienen un papel importantísimo".

Avegliano destacó que "la identificación a tiempo de pacientes afectados por cardiopatías familiares permite una evaluación adecuada del riesgo de muerte súbita y la toma de medidas eficaces para su prevención".

Insistió en que "si un miembro de la familia padece alguna de esas enfermedades cardiológicas existe la posibilidad de que el resto de familiares puedan también estar afectados".

El informe del ICBA precisó que las cardiopatías congénitas tienen una presentación clínica muy heterogénea y una evolución difícil de predecir.

Indicó que la muerte súbita puede ser la primera manifestación de esas enfermedades, por lo cual el estudio precoz evita complicaciones graves.

En los pacientes diagnosticados no se pueden realizar los estudios para conocer mejor la enfermedad, sino que el médico debe recurrir a tener más datos para optimizar las estrategias de prevención y tratamiento.

Se estima que hasta un 20% de cardiopatías genéticas no pueden diagnosticarse correctamente por diagnósticos clínicos, lo que ocurre especialmente en los pacientes más jóvenes y en deportistas, en quienes la preocupación por el riesgo de muerte súbita y las implicaciones del diagnóstico son máximas.

El ICBA alertó que la realización de un diagnóstico incorrecto en las cardiopatías familiares supone asumir un riesgo de muerte súbita en el paciente y en sus familiares.

Precisó que, además, afecta negativamente a la calidad de vida de las personas, fundamentalmente las jóvenes y supone aceptar el riesgo de un mal uso de las tecnologías, tanto diagnósticas como terapeutas disponibles.

En la Argentina, los estudios genéticos de riesgo se realizan desde comienzos de año y con una simple toma de muestra de saliva, los médicos cardiólogos pueden conocer los riesgos genéticos vinculados con el desarrollo de enfermedades complejas cardiovasculares de un paciente.

Pero también, hay estudios cardiológicos convencionales como el ecodopler o cámaras gama, que pueden ayudar a detectar eventuales patologías y prevenirlas.